"Espera veneno del agua estancada.”

                              William Blake

No pueden entrar en tu casa si tú no les invitas

Clasificado en la/s categoría/s Literatura, Terror con fecha 29/02/2008 por Emilio

Lo admito sin ambages y desde siempre: detesto las novelas de vampiros. A mi entender, la figura del chupasangre es la más vetusta y manida de todas las que tiene en su haber la narrativa de terror, sea de corte clásico o contemporáneo. Vamos, que soy de los que creen que los únicos autores que han podido sacarle jugo a un monstruo tan obsoleto y exhausto como ese son, tras Stoker, Matheson y King. Poco más.

Así las cosas, ya llevo tiempo diciendo que hay que ir abandonando definitivamente la línea literaria en la que parece insistir la industria editorial, consistente en publicar dos o tres bodrios renegridos al año, con los que algún advenedizo del cotarro trata -sabiendo de antemano que no va a conseguirlo ni de coña- de hacer algún remake decente, ya sea trasnochado o puesto al día, del Conde Drácula y compañía. Me pone del hígado, qué le vamos a hacer. No le veo futuro alguno y tampoco lo veo digno del pasado que tiene el género vampírico a sus espaldas.

Pero es lo que hay.

Let_the_right_one_in.jpgEntonces va y aparece la bomba que os traigo hoy, “Déjame entrar” (Espasa, 2008), un libro de reciente aparición en castellano, y que tuve la suerte de poder catar, en su versión anglosajona (“Let the Right One In”), hace poco más de un mes.

Se trata de una novela firmada por el sueco John Ajvide Lindqvist, que cuenta en su haber con un apabullante éxito internacional (ha arrasado en Estados Unidos, Inglaterra, Rusia, Alemania, Italia, Polonia, Australia y todos los países nórdicos), y un marcado y delicioso acento juvenil, gracias a un inolvidable protagonista. Oskar, taciturno, difícil, víctima del bullying, la obesidad y la neurosis preadolescente.

Oskar tropezará con Eli, una niña que acaba de llegar a Norrköping-Blackeberg (el pueblo que hará las veces de escenario, un rincón sin iglesia del siempre glacial Estocolmo) y que nunca tiene frío. De la amistad que surge entre ambos arranca una potente y original historia de vampiros, europea al cien por cien y que aporta el ambiente de un serial thriller, la prosa de alta velocidad de un excelente page-turner y otras cosas que me callo que prometen hacer de este libro la máquina de asustar que muchos estaban esperando y que yo ya creía que no volvería a ver.

Así que os lo voy a recomendar. Reconozco que no lo he terminado, que apenas pude leerme centenar y medio de sus páginas traducidas al inglés, tras lo cual alguien me hizo llegar un avance editorial del homólogo al castellano (traducido con mucho oficio y buen criterio), y ahí decidí esperar al día de lanzamiento para rematar este peso pesado antes de que las carteleras nos los traigan doblado al castellano.

Porque el éxito de esta novela es fulgurante del todo: de la nada a la adaptación al cine en muy pocos meses. El trailer, en vikingo, sutil y acojonante, aquí.

Supreme Vampiric Evil:
Cradle Of Filth – Nymphetamine

Youtube Icon