"Espera veneno del agua estancada.”

                              William Blake

Lo siento, pero no puedo leerme eso

Clasificado en la/s categoría/s Bitácora, Colaboraciones, Literatura, Presentaciones, Saraos con fecha 07/04/2014 por Emilio

Llevo muchos meses sin poder actualizar esta bitácora, y no es porque no crea en el formato ni porque no me interese ya, sino porque voy de cráneo con todo. Se me acumula el trabajo y por algún sitio hay que recortar.

Y precisamente de eso va a ir esta entrada: de que voy a dejar de leer como hasta ahora.
Sencillamente, ya no puedo más.

De un tiempo a esta parte que ya escribo más que leo. Y cuando leo me encuentro a menudo con que lo hago para los demás, y no para mí. Ya casi nunca me veo ante textos que he escogido yo por iniciativa propia, sino que me paso la vida despachando los manuscritos de otros escritores y las obras que van publicando mis homólogos más próximos. Unas veces esto sucede por encargo de las editoriales y otras por parte de los propios autores, y para el caso es lo mismo, porque casi siempre me termina privando de leer por placer. Y de leer para recargar las pilas, e inspirarme según me va pidiendo el cuerpo.

Ya no me siento un lector de los que acaban dedicándose al ejercicio de la escritura empujados por las obras a las que acceden con actitud contemplativa, sino parte del sistema digestivo de la industria, y eso me está pasando una gran factura. Por lo que os anuncio públicamente que ya no pienso hacerlo más, o al menos no durante muchos meses. Estoy terriblemente cansado.

Lo lamento profundamente si te debo favores, si me necesitas como lector de pruebas, si ya tenemos algo apalabrado, si debería reseñarte, si tu equipo editorial contaba con mi criterio para descartar o no una determinada obra, o si crees que te hace mucha falta que yo te prologue, presente o escriba un blurb… porque me tomo a partir de ahora unas vacaciones indefinidas. Ya he hecho muchas cosas de esas durante los últimos dos años y tengo que alejarme de ellas, sine die.

Siento ser un malqueda y tener que faltar a muchos de mis compromisos con compañeros y amigos, pero lo cierto es que la pila de cosas que tengo que procesar ahora mismo tiene un volumen insultantemente grande. En lo que va de año me habéis sepultado con docena y media de novelas inéditas y como el doble de publicadas. Es demasiado para un tío con un (otro) empleo y un crío. Y dado que no voy a poder cumplir con todos vosotros, veo que no me queda otra que portarme como el culo con todos. Así que aprovecho que hoy termina mi único compromiso contractual vigente como lector para declararme fuera de circulación hasta próximo aviso.

Dicho lo cual, me voy a comprar unos cuantos libros de los que nadie me ha pedido que me lea y al próximo de vosotros que me venga trayendo un texto lo voy a tener que remitir a esta misma entrada.

Espero que sepáis entenderme y que no os enfadéis conmigo, pero esto es lo que hay. En apenas treinta días sale mi quinta novela y en otros sesenta más debería andar yo entregando la que quiero publicar en 2015. Debo mandar cuatro relatos por ahí y en los últimos tres meses ya he hecho tres blurbs, un author editing y varios informes valorativos y lecturas de pruebas. No creo que yo valga de mucho como presentador ni como prologuista. Ni que esto mío de pringar ad nauseam sea sano a partir de aquí. Esto es, ya no puedo más.

De modo que, por el momento, se acabó. Lo siento. Too much fandom.

Contad conmigo para lo que sea, pero por favor, no me deis más de leer.

Escuchando:
Cavo – We all fall down

Youtube Icon